sábado, marzo 24, 2007

Crepúscular


En éstos días que he conocido un poco más la ciudad voy manejando y me llaman la atención muchas cosas cuando se mete el sol, la luz del sol filtrándose a través de las ramas, la iluminación hacía algún edificio, las hojas de lor árboles cubriendo un espacio, el clima que en es emomento es perfecto, me llama poderosamente la atención por que solo es un momento al día, es como si todo lo anterior quedara suspendido, me he dado cuenta que aún no pierdo la capacidad de asombro y con lo pequeño que somos comparados con otras criaturas.

A veces se pierden cosas tan sencillas, tan interesantes que lo pasamos por alto o simplemente lo damos como una cosa sin importancia, me di cuenta que el ojo de una ballena tiene el tamaño de la palma de mi mano y lo que eso conlleva, preguntarse tantas cosas que no sabes, que te asombran, que te atrapan, que te dan ganas de estar en ese momento en otra parte viendo la respuestas a esas preguntas, cosas que ocupan un lugar en mi mente, y que cada que las traigo me llenan de asombro.

Son esos momentos del día los que pueden hacer tu día, los que hacen que valga la pena a veces tantas horas dentro de una oficina, en la casa, en el auto... me paso que ví una película acerca del genial Beethoven y me preguntaba, en que se inspiraron esas personas fantásticas para crear tales piezas, lo que todos sin duda alguna vez hemos oído, me acordé de que leí en la biografia de Ludwig que las últimas sinfonías las hizo completamente sordo y se dejaba llevar por las vibraciones que emanaban del piano; a la vez me vinieron grandes personalidades que hicieron historia, entre ellas estuvos Einstein, Picasso, Rembrandt, Van Gogh, entre otros, me pregunté también que será estar parado en una isla desierta a miles de kilometros de aquí sin ningún atractivo llamada Clipperton, me pregunté como se sentirá nadar al lado de una ballena azul, como es el clima de Africa, como es estar parado en la cima de una montaña en Nueva Zelanda, muchas cosas son las que pasan en esos breves momentos.

En fin, me he dado cuenta que a veces soy tan pequeño y otras que soy muy grande comparado con diversas situaciones a pesar de ser solo una persona común con ciertas metas, con anhelos e ilusiones, y que en éstos momentos de mi vida estoy dando el primer paso hacía un viaje que no se por donde me va llevar.

Un saludo y feliz fin de semana a todos.

1 comentario:

MELINA YBAJ DE SAMD dijo...

Shalom Oscar, es verdad lo que escribiste, ante la naturaleza y la fauna marina y ante cualquier evento de la misma, somos seres tan insignificantes ante tanto esplendor, fuerza y belleza, y del legado que nos dejo Beethoven.Me gusto!
Un abrazo que tengas un lindo día!