lunes, noviembre 26, 2012

No cae

Volverse intolerante como símbolo de crecimiento, o simplemente estaré rodeado de simplones.

La gran mayoría de personas que veo en las calles me parecen que no hacen lo suficiente por que según todo les caerá del cielo; cosa que hasta donde se no es posible.

domingo, noviembre 25, 2012

Yo soy

Yo soy la mirada que doy al pasado.

Yo soy ese que ahora ve los errores que alguna vez cometí.

Yo soy ese que empieza a criticar lo malo a fin de mejorarlo.

Soy ese que empieza lento por que los cambios radicales no se dan de un día para otro.

Yo soy todos mis miedos.

Yo soy soy todos mis males.

Yo soy todos mis sueños.

Yo soy yo, el que no es el mismo de ayer y ciertamente no será el mismo de mañana.

Yo soy revés, soy yo.

miércoles, noviembre 14, 2012

Dobles

Pienso que en la calle existen miles de personas que actúan similar que cada uno de nosotros, unos caminan igual, otros se expresan igual o simplemente son muy parecidos a nosotros, lo que nos hace diferentes es que cada uno piensa diferente o ve diferente las cosas.

Notaba esto al caminar saliendo de la oficina cuando una muchacha caminaba igual que una conocida.

Si así existen personas, ¿cuántas habrá parecidos a nosotros y de que maneras? Una pregunta ambigua con muchas respuestas, entre todas ellas puede que exista nuestro doble.

lunes, noviembre 12, 2012

El camino de las hojas

Me gusta caminar por los lugares arbolados escuchando música, pienso en algún momento que se mueven al ritmo de la música; estos días de otoño me gusta ver caer las hojas de los árboles, creando así el camino amarillo, otra veces crujiente por las hojas secas.

Me gustan los árboles que dejan pasar poca luz y esos que tienen las ramas desnudas, en algún momento puede que te toquen los brazos y suelte las hojas que le queden, simulando la lluvia de los días de otoño.

domingo, noviembre 11, 2012

Caminando

Las calles de esta ciudad, su gente, sus vidas.

Cada quien en su mundo y cada mundo una cabeza.

sábado, noviembre 10, 2012

Discman

Mi primer acercamiento con la música fue con la música clásica gracias a mis papás, no puedo decir que pasaba horas y horas escuchando por que eso es mentira, pero desde temprana edad hubo compositores que llamaron mi atención, como Beethoven; y por mucho tiempo ha sido la figura que más recuerdo de mis inicios musicales, claro que en ese tiempo, cuando era niño existían los walkman, pero pues yo no tenía uno de esos y la verdad es que tampoco lo necesitaba; pero eso llego en forma de regalo cuando tenía 10 años y no escuchaba nada más que radio, hasta que al fin compre el primer cassette,  dangerous de Michael Jackson.
 
Etapa donde después ya no hacía mucho ni escuchaba tanta música, deje olvidado el walkman hasta que entré a la secundaria. Donde después conocí a los Smashing Pumpkins; pero eso ya es otra cuestión.
 
El primer Walkman me lo trajo mi papá del gabacho, y ahora la cosa es que no tenía CDs. En la secundaria no existían el montón de maneras de conseguir música, no había piratería y básicamente los primeros quemadores eran mucho muy caros y conseguir un disco quemado era casi tan caro como comprar un CD original; entonces la solución fue sencilla, ir a comprar un CD con los pocos ahorros que tenía, como olvidado, el último concierto lado B - Soda Stereo.
 
A partir de ese momento no dejaba descansar el discman por nada, me acompañaba a todas partes, y hasta aquí la historia no lleva a más, después de que algún componente fallo y no se escuchaba el audífono izquierdo lo relegué; después compraría otro con los ahorros que junté mientras trabajé, ese si siguió teniendo buen funcinamiento, pero fue reemplazado por un mp3, pero esa ya es otra historia.
 
Esta se volvió pronto una historia donde una cosa que quieres es relegada por las versiones nuevas que adquieres, la figura misma del consumismo consumado.
 
Si no fuesen apreciadas por mi creo que habrían pasado desapercibidas como muchas cosas que si pasan a lo largo del tiempo sin darles la mayor importancia, como lo es ahora la cámara, pero ya estoy aquí revolviendo cosas.
 
El recuerdo más claro que tengo con el discman es de la prepa mientras escuchaba el disco Pyscho Circus de Kiss. Eran finales del ciclo escolar y los aires que se respiraban eran de alivio. La mañana era fría pero soleada, de esos días raros, como cuando llueve pero sale el sol.

jueves, noviembre 08, 2012

A nada

Hace 20 años me pregunte por primera vez que año sería cuando tuviera 30 años, este año el del famoso cambio llego sin más, estoy a días de cumplir la tan bien llamada edad de la madurez, del cambio y demás cosas que se imaginen; hace poco alguien decía que cumplir 30 era algo así olvidarte de hacer cosas divertidas y enfocarte a algo serio.

Yo no lo creo así, siempre se puede hacer lo que te guste aunque para muchos ya no estarás en edad puesto que 'no está bien visto', ni que anduviera de obsesivo fijándome en lo que ellos no hicieron y ahora critican a quien si lo hace, en fin.

Una mirada hacia el año de atrás muestra cuán diferentes pueden ser cosas, muestra también con mucho o poco desagrado las cosas que déjate hacer o postergaste; muestra las decisiones o lo que alguna vez pensé sería el nuevo comienzo.

Todo eso quedó atrás, ahora sólo soy maraña de pensamientos sin ordenar, alguien que cree tener un control sobre algo que no tiene control. Alguien que al menos en este punto esta haciendo lo que hice en años anteriores.

Salgo del metro, del trabajo, del depo... el inclemente paso del señor tiempo no regresa a ver si cambiaste o mejoraste, es el mejor inspector de calidad. El que determina, el que enseña o el que pretende que seas mejor que antes.

Estoy a días de cumplir 30 años y que bueno que me ha pasado de todo para estar en este momento aquí, para contarles todo esto.

martes, agosto 14, 2012

El chico geek

De toda la fauna de personas que nos podemos encontrar en cualquier momento son las que se autoetiquetan y de ahí no las mueves. Opinan mucho y siempre creen tener la razón de lo hablan; este es el caso del chico geek.

El que ya leyó todo, ya lo vió todo, ya lo escuchó todo, sin embargo eso no le quita ser pedantes por naturaleza.

Esta es la historia de Frankie, el chico geek.

Como todos los autodenominados geeks, Frankie en un puntó paso de ser un ermitaño a querer ser chico fresco y salir a buscar diversión con la gente de su nivel 'intelectual'. Solo que ninguna persona a su parecer estaba a su alcance y los tachaba a todos de ignorantes.

La anécdota.

En un lejano 2005 era tiempo de ir al programa de radio; estaba en el centro con Fer y Frank, y de la nada salió Frankie, con aquel peinado de librito y su expresión de: chinguen a su madre todos.

En la platica salió que nos debíamos ir a la estación y lo invitamos, aún me da risa recordar ese pasaje, parece que nunca se había subido a un auto y le habían acelerado. La estación se encuentra en la parte alta de la ciudad y al ir tarde pues la necesidad de velocidad en un camino nada transitado se hizo evidente, le aceleró Fer; nadie se esperaba la reacción de Frankie, parecía que se empezaba a convulsionar pero no, solo se emocionó al punto donde tembló frenéticamente y con los brazos hacía ademán de: tengo el poder.

Para cuando llegamos a la estación Frankie era la representación misma del éxtasis.

Ya en la estación y en uno de los cortes empezamos a platicar y Paco, el locutor, le preguntó:

P: Iván, ¿dónde aprendiste a leer?
I: a leer ¿que?
P: pues a leer
I: si, pero que
P: a leeeeeeer,
I: pero a leer que
P: ¬ ¬
P: a leer, cualquier cosa, ¿dónde aprendiste?
I: pero que cosa
P:  djfhasljfhlsjhflhsd

Y pues nunca supimos donde aprendió a leer, algo tan trivial lo hizo complicado. Aunque no deja de ser gracioso por que fue verdad.

En la prepa ese Frankie, era un personaje, no hablaba con nadie, pero siempre iba con una cangurera, hasta con los entrenamientos de fut la llevaba, se dice que en esa cangurera llevaba el universo.

Una plática con el era sumamente bizarra y exasperante. Sin embargo el nunca se equivocaba, siempre tenía la razón en todo, y su justificación era: soy geek, algo que nadie entiende, solo yo.

Esa vez de la estación fue la última vez que platiqué con él. Hace poco lo vi, estaba con un grupo de amigos de amigos geeks al parecer, no lo salude.

De ese 2005 a la fecha tal parece que denominarse geek está tan de moda como la gente que dice ser bipolar y en realidad solo es pendeja.

domingo, marzo 18, 2012

Mercado (de todo)

Mientras escucho a Evgeny Kissin, pienso en las cosas que dejado de escribir, unas por dedicarle más tiempo a la lectura y otra mucho más tiempo al trabajo.

Durante la semana me han contactado varios familiares, al parecer que sepan que eres (ingrese su profesión aquí) les da por así decirlo la facultad para consultarte en el mejor de los casos o exigirte alguna solución puesto que tu lo sabes todo y puedes arreglar cualquier cosa que les esté pasando, en mi caso, pues las compus.

La mejor solución es apartarme un poco de la vista de las personas que siempre piden algo, pero que cuando requieres algo pues simplemente se hacen los locos, se dan media vuelta y se van. Lo cual simplemente me deja claro con quien puedes contar, un mundo egoísta completamente.

Sintetizada esa idea no hay más que a la próxima elegir una salida más diplomática de esos asuntos. Aunque si se empezara a leer por aquí se leería un tanto egoísta de mi parte, que más da. Unas por otras.

Cambiando de tema, en una de las visitas que realicé con uno de los clientes me dí cuenta que la letra del gerente es muy parecida a la mía, fea. Desde ese momento tengo la obsesión de mejorarla, y de aprender manuscrita. Pienso que escribir una carta sería algo muy bueno, por no decir que especial.

Después de releer un poco es darse cuenta que dejé de escribir tal como lo hacía hace 4 años o hace 1.  Como que perdió un poco el tono sencillo o relax... ¿será acaso una de esas cosas que se van y luego regresan? ¿o se van para jamás regresar?

Los dejo con esa pregunta.

Hay mucho más que contar.

¿Por qué hice la modificación esa de google?, ahora aparece mi nombre cuando publico y eso no me gusta. ¡Argh!

martes, febrero 07, 2012

Algo nuevo

No sé si tenga que ver este clima, la desvelada, el viaje.
No sé si sea el contacto, el dejarlo con unas personas, retomarlo con otras y aceptar que ciertas personas se tienen que ir por que así debe de ser.

Pero este ha sido un día extrañamente raro, mucho.

¿Será que realmente el clima influye en el estado de ánimo? ¿o todo está en la cabeza?

Mientras espero que se termine el día tan raro.

sábado, febrero 04, 2012

Break

He de estar fuera de la ciudad para aclarar un poco todo lo que pretendo hacer.

Hace unos días que me he notado notablemente intolerante ante ciertas situaciones que antes me daban igual; ahora que leo en el metro entran vendedores ambulantes unos tras otros, eso me molesta. He pensado ya en comprar un auto, pero la situación es que tener un auto en la Ciudad de México es insufrible. No se puede, no es viable.

Eso a su vez es confirmar la decisión de salir del DF. Los tiempos en la ciudad me parece que son limitados, podrá tener mucha oferta en todos los sentidos, pero el costo que tiene es inmenso. Simplemente pasar una hora y medio en el tráfico me parece de lo más chafa. Eso si se multiplica por ida y vuelta se hacen 3 horas. Ahora pienso en las personas que se hacen 2 horas y media de camino. Creo que su calidad de vida se ve reducida mucho; mi situación es un poco menos complicada, una hora en total entre la ida y el regreso.

Me quejo del poco control que se tiene en los vagones del metro, de la educación de la gente, del valemadrismo en general. Toda esa gente vive en un estado permanente de enojo y estrés, lo que se refleja es lo mismo, son pocas las personas que se muestran corteses. Siempre es la misma cosa, aventarse para encontrar un lugar, enojarse, poner cara de molestía y perder horas en el translado.

Me gusta esta ciudad, pero reitero que los costos son muy elevados. Y últimamente no he estado con  ganas e seguir.

La casi primera entrada del año después de muchas actividades y casi 3 libros leídos.

La contraparte de todo eso es la cantidad de cosas interesantes que me he encontrado para leer,ver y escuchar; He encontrado 2 discos que me han gustado de principio a fin, Tycho - Dive y Blonde Redhead -23.
Ambos discos muy diferentes pero en esencia los disfruto cada que los escucho.

En fin, me doy un break en el trabajo, salgo de viaje y aquí estoy escribiendo. No traigo aspirinas y el dolor de cabeza empieza cada vez más fuerte.

Aún así creo que veré Asesinos por natualeza de Quentin Tarantino.

lunes, enero 02, 2012

En el 2011

En el 2011

· He cumplido 29 años.
· Leí 11 libros.
· Compre pocos libros.
· He hecho cambios en la decoración de la habitación.
· Vi en teatro Descubriendo al cavernícola.
· He endeudado (mucho) la tarjeta de crédito.
· He disfrutado mucho del cine internacional.
· Quise a una persona.
· Dejé de querer a esa persona.
· He comprado una pantalla LCD.
· La he instalado.
· He viajado para ver especialmente a una persona.
· Me enamoré.
· Aún sigo haciéndolo, aunque no seremos nada.
· Decidí reservarme en cuanto a eso.
· Visité 2 penales federales, uno en Tepic y el otro en Guasave.
· He dicho que me gusta a una persona al segundo día de conocerla.
· Es la persona de un poco más arriba.
· Visité varios estados de la República.
· No tramité la cédula, el pasaporte, ni apliqué para la renovación de la visa estadounidense.
· Baje 16 kilos.
· Me dejé la barba.
· Sigo siendo mi propio peluquero.
· He visto la saga sueca de Millennium.
· Intenté aprender japonés.
· Lo he dejado.
· Decidí aprender fotografía.
· He hecho rafting en los rápidos de Jalcomulco, Veracruz.
· Decidí abrir un fondo de inversión.
· He dejado de lado la idea.
· No fui a conciertos de bandas que quería escuchar.
· Me he deshecho de cosas que algún momento nunca pensé tirar.
· Tuve que hacer renovación de guardarropa.
· He comprado muchos pares de zapatos.
· He realizado un viaje con 3 mujeres.
· He encantó el viaje, regresaré a Cancún.
· He pasado año nuevo en un hotel donde no he estado hospedado.
· He bebido gratis en 2 hoteles.
· He bailado en 2 noches lo que no había hecho en todo en meses enteros.
· Empecé a escribir este recuento.